Impacto de IoT en la fabricación

La cantidad de cosas conectadas a Internet supera ya el número de habitantes del planeta y vamos camino de tener hasta 50.000 millones de dispositivos conectados a final de década. Para los fabricantes, las implicaciones del emergente “Internet de las cosas” son enormes.

Según un reciente informe de McKinsey Global Institute, Internet de las cosas (IoT) tiene el potencial de liberar hasta 6,2 billones de dólares en el año 2025. La empresa prevé que entre el 80% y el 100% de todos los fabricantes utilizarán aplicaciones IoT para esa fecha, con un impacto económico potencial de 2,3 billones de dólares solo para el sector de la fabricación global. El auge de Internet de las cosas ha venido impulsado por la convergencia de las fuerzas del mercado y la innovación paralela de las tecnologías habilitadoras.

Para capturar esta gran oleada de oportunidad para crear valor, los fabricantes tienen una urgente necesidad de replantearlo casi todo, desde cómo se crean los productos hasta cómo funcionan y se reparan. Son aquellos que no ponen en peligro su ventaja competitiva actual.

Internet of Things IoT

IoT está formado por tres componentes básicos:

  • Un conjunto de productos inteligentes y conectados, sistemas de productos y otras “cosas”.
  • Esas “cosas” están conectadas a través de una infraestructuras de comunicación similares a Internet.
  • Las infraestructuras de comunicación están conectadas a infraestructuras informáticas que están creando nuevas formas de valor.

Productos inteligentes y conectados en Internet de las cosas

La frase “Internet de las cosas ha surgido para describir este creciente número de productos conectados a Internet y refleja las nuevas oportunidades que representan. Pero esta frase no sirve para entender el fenómeno o sus implicaciones. Tanto si implica a personas como a cosas, Internet, solo es un mecanismo para transmitir información. Lo que hace que esto sea transformador no es Internet, sino la naturaleza cambiante de las “cosas”, los propios productos. Son las nuevas capacidades de los productos inteligentes y conectados, y los datos que generan, lo que abre la puerta a una nueva era de competencia.

Algunos han sugerido que Internet de las cosas “lo cambia todo” (¿le suena?), pero esta es una simplificación excesiva y peligrosa. Al igual que la propia red Internet, los productos inteligentes y conectados están creando un conjunto totalmente nuevo de posibilidades tecnológicas. Pero las reglas de la competencia y la ventaja competitiva siguen siendo las mismas. La exploración del mundo de los productos inteligentes y conectados requerirá más que nunca el conocimiento de estas reglas.

Transformación del negocio con productos inteligentes y conectados

Vivimos en un mundo inteligente y conectado. La cantidad de dispositivos conectados a Internet supera ya el número total de seres humanos que habitamos el planeta. Según informes del sector, estamos acelerando el avance hacia una “Internet de las cosas” que incluirá hasta 50.000 millones de productos conectados a final de la década. En este nuevo mundo, todo tipo de sensores, etiquetas y controles formarán parte del proceso de fabricación y de los productos inteligentes que proporcionen los fabricantes. Esta transformación está tomando forma en todos los sectores de fabricación.

Para las empresas manufactureras, las implicaciones son enormes. Históricamente, han perdido el control de su producto una vez que sale de la fábrica. Con los productos inteligentes y conectados, los fabricantes pueden experimentar una auténtica gestión del ciclo de vida del producto en bucle cerrado, en la que pueden seguir, gestionar y controlar la información del producto en cualquier fase del ciclo de vida, en cualquier momento y en cualquier lugar del mundo. Esto permitirá a los fabricantes:

  • Acelerar la innovación en productos inteligentes
  • Ampliar las capacidades del propio producto y asociadas
  • Proporcionar nuevo valor mediante servicios integrados durante todo el ciclo de vida

Sin embargo, la creación de productos inteligentes y conectados no es sencilla. Para aprovechar esta oportunidad, los fabricantes deben evaluar la estrategia de su empresa en todos los aspectos, desde el diseño de productos hasta el abastecimiento, la producción, las ventas y el servicio. Los fabricantes deben poder recopilar con seguridad y responder a los datos de clientes, proveedores y, ahora, los propios productos. A largo plazo, estos datos requerirán el desarrollo de prestaciones analíticas avanzadas. La necesidad más inmediata será de sistemas que soporten la supervisión, operación y optimización remotas del producto.

Para abordar estos retos, PTC utiliza la plataforma ThingWorx, que permite el desarrollo rápido de aplicaciones que conectan de forma segura a los fabricantes con sus fábricas, productos y entornos de servicio posventa. Estas aplicaciones permiten al usuario entender y gestionar fácilmente el rendimiento y los datos de uso de los productos inteligentes para contribuir al desarrollo continuo de productos, garantía de calidad y gestión de servicio, lo que genera mayor valor para el fabricante y sus clientes.